- Publicidad -
escribe@planetatlalpan.mx
Lunes, septiembre 24, 2018
Política

Presidente confirma. Morena va solo.

Hace unos días tuvimos oportunidad de conversar con Margarito Javier Rosas, presidente de Morena en Tlalpan.

Margarito-MOrena

Marco Gil / Planeta Tlalpan / 10 de febrero de 2014

Margarito es ingeniero y es un hombre sencillo y directo, es producto de la cultura del esfuerzo. Su capacidad de trabajo y organización le permitió ganar la contienda por la presidencia de Morena en Tlalpan y abrió el camino para que tomará una decisión de vida: prejubilarse para poder dedicarse de lleno a consolidar el naciente partido político en Tlalpan. Así lo hizo.

Dice Margarito que en el ámbito local “mas vale solos que mal acompañados”. Por eso serán muy cuidadosos en la selección de candidatos y en las formas de financiar campañas. Apuestan a la ciudadanización de la política, si es cierto, esta muy bien. El ingeniero Rosas sabe bien que las elecciones ocupan dinero, mucho más que los topes que el IEDF señala. Pero también sabe que cualquiera que invierte espera retorno y utilidad por su inversión, por eso esta decidido a no permitir candidatura impuestas, y mucho menos “inversionistas”. Las campañas serán austeras, se llevarán a cabo a punta de suela y ganarán sus votos por convencimiento, esa es la apuesta sostuvo Margarito.

Afortunadamente, al menos así parece, la visión de Margarito sobre lo que Morena debe ser y hacer para consolidarse y diferenciarse de los demás es coincidente con la de Héctor Díaz-Polanco, el antropólogo y Coordinador de la Comisión de Honor y Justicia del naciente partido y con quien conversamos semanas atrás.

Ellos dicen querer un partido que renueve la esperanza y que sirva de verdad al pueblo. En serio, da gusto oírlos hablar así, al escuchar se nota una diferencia  entre quienes llevan una vida en la política y ellos; en los primeros, antes de que acaben de hablar, ya estamos pidiendo en silencio que se callen, suenan falsos, con ellos escuchamos y suena posible, el deseo y el entusiasmo que los acompaña puede ser contagioso.

Es un hecho que si la política aún tiene salida, debe ocuparse en recuperar la credibilidad ciudadana primero.

Por eso queremos creer que estas declaraciones sobre las nuevas formas de hacer política son sinceras. Deseamos sinceramente que no se vean avasallados los nobles pensamientos aquí expresados, por la política tradicional, por los políticos y por sus malas prácticas.

Si se sostienen buscando acercarse y servir a la ciudadanía, Morena puede ser una opción para quienes están convencidos que la izquierda, hoy completamente desacreditada por corrupta e ineficaz, sigue siendo el camino. Pero si se les ocurre actuar en contrario a sus propios dichos, como todos los políticos tradicionales, Morena se hundirá en la mediocridad, el descrédito y la incredulidad, como ha pasado, sin excepción, con todos y cada uno de los partidos políticos de nuestro país.

Leave a Response