Categorías

Vecinos: exijamos respeto

Hoy nos toca pasar de la inacción a la organización, virtual y física, y a la denuncia…

incan-negociaciones

Por Marco Gil

Los vecinos, en Tlalpan y en la CDMX, estamos cansados de renovar esperanzas, cada tres y seis años sucede lo mismo; renovamos la esperanza de que las cosas van a mejorar y de que los políticos que votamos, ya ungidos como servidores públicos, van a hacer su trabajo que en síntesis es poner orden en nuestra muy desmadrada ciudad. Pero de eso nada.

Los diputados y jefes delegacionales de todos los partidos repiten los mismos esquemas. Se sacan la foto limpiando parques y “haciendo felices” a niños y ancianos a quienes hacen esperar horas a cambio de migajas.

Casi todos, Claudia Sheinbaum en Tlalpan es un ejemplo, pintan algunas partes, bachean otras (generalmente mal), medio barren, gestionan y promueven eventos culturales (lo más fácil para justificar su chamba), se toman fotos dizque trabajando, abrazando ancianos y se cuelgan de cualquier oportunidad que los haga lucir sensibles y populares; los 43 estudiantes de la Normal de Ayoyzinapa por ejemplo.

Creer que la jefa delegacional de Tlalpan, o cualquier otro jefe delegacional, serán capaces de ordenar la vía pública y coordinarse efectivamente con otras autoridades para atender los temas de fondo de las demarcaciones y la ciudad;  cómo controlar el crecimiento desmedido del comercio en vía pública; recuperar calles y avenidas ocupadas por vecinos y comerciantes; parar la construcción de obras irregulares en suelo urbano, agrícola y de conservación; mejorar la seguridad y modernizar los servicios públicos es pecar de ingenuos; todos ellos sólo sirven a los objetivos e intereses de sus partidos y de sus propias camarillas, nunca les ha preocupado, ni les preocupará, que la gente se desarrolle pues se quedarían sin votantes y acarreados.

Por eso los vecinos, los ciudadanos de a pie ya estamos hartos de los partidos, de la mal llamada clase política; y por eso exhorto a mis vecinos de Tlalpan y de toda la CDMX a que exijamos respeto en todas las demarcaciones a gobernantes, servidores públicos y autoridades.

Hoy nos toca pasar de la inacción a la organización, virtual y física, y a la denuncia; por todos los medios debemos señalar sus fallas, su mediocridad y sus mentiras, para que en el 2018, que ya está a la vuelta de la esquina, seamos millones los ciudadanos quienes ratifiquemos nuestro hartazgo partidario en las urnas.

Descartando el voto partidario nos queda la anulación y también la posibilidad de dar nuestro apoyo, y después nuestro voto, a los independientes, a quienes en su caso deberemos cuidar y observar ya que tan pronto comiencen a  crecer y reproducirse serán considerados una amenaza por la “mafia del poder” que en realidad es la integrada por TODOS los partidos, sin excepción, y por sus dirigentes.

Los independientes serán acotados e infiltrados por enviados de la mencionada cofradía, de la verdadera “mafia del poder” de la que tanto habla AMLO y que se encuentra enquistada en todos los partidos, y el suyo no es la excepción.

Pero aún así lo importante es comenzar y lograr paulatina y consistentemente que esta caterva de cínicos, hipócritas y fementidos, tomen su verdadera dimensión, que debe ser pequeña, minúscula cuando mucho, pero eso depende estrictamente de nosotros, los ciudadanos de a pie que, hartos de la política sustentada en partidos corruptos, finalmente comenzamos a exigir respeto.



http://www.gilmonzonconsultores.com/