Categorías

El Peje se inclinará por Claudia

Es la única que no tiene la suficiente malicia para traicionar al tabasqueño.

semblanza-claudia-sheinbaum-pardo-art

Columna Centavitos/ Adrián Rueda / 09 de Agosto de 2016

Aunque todo el mundo tiene claro que Andrés Manuel López Obrador le dio su palabra a Ricardo Monreal de que si ganaba la delegación Cuauhtémoc lo haría candidato de Morena a jefe de Gobierno, la mayoría cree que la ungida será Claudia Sheinbaum.

Y no precisamente porque la esposa de Carlos Ímaz sea la más capaz, sino porque es la única que no tiene la suficiente malicia para traicionar al tabasqueño en caso de quedarse con la ciudad en 2018.

Está claro que al que más le temen hacia adentro y hacia fuera de Morena es a Monreal, debido a que el zacatecano es hábil, experimentado, perverso y camaleónico. Para muchos es el más capaz de los que se han mencionado.

Precisamente por eso piensan que López Obrador, faltando a su palabra, no lo dejará pasar. El Peje sabe que estaría cavando su tumba política si encumbra al delegado en Cuauhtémoc.

El pretexto ideal para que el líder de Morena dejara fuera al zacatecano sería que el PRD nominara a una mujer para la Ciudad de México.

Y es que si el de Macuspana pierde por tercera vez las elecciones presidenciales dentro de dos años —cosa por demás bastante probable—, se quedaría con las manos vacías y su sucesor natural sería quien gobernara la ciudad.

Con el poder del gobierno capitalino y ante la perspectiva de estar en la antesala de una candidatura por la Presidencia de la República en seis años más, Monreal no se tentaría el corazón para desfondar a un Peje envejecido y debilitado.

Luego de una tercera derrota, y ante su evidente senilidad, el tabasqueño pasaría a un segundo plano en el espectro de la izquierda, surgiendo la figura de Ricardo, quien a diferencia de Andrés Manuel tiene gran capacidad negociadora para armar un frente.

Sheinbaum, en cambio, sería completamente dócil a los designios de El Mesías, quien podría manejar desde atrás al gobierno y tratar de encumbrar a unos de sus hijitos —Andrecito López Beltrán, por ejemplo— para preparar su relevo.

Como El Peje sigue creyendo que los cargos políticos se heredan, supone que con Claudia no tendrá problemas. No así con Monreal, quien no tendría ningún remordimiento en dar muerte a su padrino político.

Y si alguien pregunta si en la baraja estaría Martí Batres, habrá que aclarar que jamás lo ha estado y que desde el principio López Obrador le puso un tache. No confía en él, no le ve mayores capacidades y tiene claro que a la primera oportunidad lo traicionaría.

Es más, para que ni siquiera se haga ilusiones ya le quitó todo el control de Morena en la capital y sólo lo deja ser el líder de membrete, pero no pasa de ahí.

 

CENTAVITOS… Parece que en el PRI local no sólo Marianita Moguel se sirve con la cuchara grande en la nómina, pues de allá adentro se quejan de que si bien es cierto que la diputada Cynthia López Castro dejó de ser secretaria de Gestión Social desde el año pasado, al menos 10 de sus muchachos siguen cobrando en el partido. Con sueldos que van de seis mil a 28 mil pesos, Cynthia conserva seis “auxiliares administrativos”, cargo con el que se identifica a los aviadores, entre ellos Azael Rodríguez, con 24 mil 898.34 pesos; Sol Tenefet Carsi, con 28 mil 559.42, y Orlando Hurtado, con 10 mil 669.98 pesos al mes, por ejemplo. Dicen que su relevo en Gestión Social no puede hacer nada, pues la diputada mantiene copada la nómina. Y luego se quejan de que el PRI capitalino está como está.

 

 

 



http://www.gilmonzonconsultores.com/