Categorías

Proyecto de vivienda amenaza con colapsar Valle Escondido, Tlalpan

Seduvi le autorizó erigir 529, cuando en un principio eran 41, señalan vecinos. Habitantes de Valle Escondido temen que de un día a otro se reanude su construcción.

Predio en la calle Rubí 38, en Tlalpan, donde el Invi construye 13 edificios con 529 viviendas de manera irregular, lo cual pone en riesgo la viabilidad de servicios en la zonaFoto María Meléndrez

Predio en la calle Rubí 38, en Tlalpan, donde el Invi construye 13 edificios con 529 viviendas de manera irregular, lo cual pone en riesgo la viabilidad de servicios en la zonaFoto María Meléndrez

Laura Gómez Flores / Periódico La Jornada / Lunes 13 de junio de 2016

La colonia Valle Escondido, en la delegación Tlalpan, está en riesgo de colapsar. Pese a carecer de red de agua potable y drenaje, y enfrentar problemas de movilidad, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) autorizó la construcción de 529 viviendas en un predio ubicado en la calle Rubí 38.

La aplicación de la norma 26, que incentiva la construcción de vivienda popular y de interés social, y el sistema de transferencia de potencialidad de desarrollo urbano, denunciaron vecinos, permitió al Instituto de Vivienda (Invi) que el proyecto creciera en más de mil por ciento.

En un principio, únicamente se consideraba edificar 41 viviendas, pero la Seduvi aprobó su crecimiento, distribuyéndolas en 13 edificios de cinco niveles, cuya construcción se logró parar, al clausurarse por problemas en materia de protección civil, señalaron.

La medida, sin embargo, es precautoria y en cualquier momento se reiniciarán los trabajos en favor del Bloque Urbano Popular, de la corriente perredista Izquierda Democrática Nacional (IDN), que encabeza René Bejarano, aun cuando se ha demostrado que presenta irregularidades, como la entrega de un mismo certificado de construcción, pero con colonias diferentes, como Valle Escondido y Colinas del Bosque.

Además de que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México le informó al Invi que no era factible proporcionar el servicio de agua potable, pues en la zona existe muy baja presión y la demanda se atiende por tandeo; además, se carece de una red de drenaje.

En la temporada de lluvias, comentaron, sale la suciedad de las coladeras, porque en las casas se tienen fosas sépticas, y el incremento de más de 50 por ciento en el número de casas, 947, aumentará el riesgo de que estemos inundados de heces.

La vialidad, explicaron, es otro problema, porque difícilmente en Rubí pueden circular dos vehículos a la vez, ya que una parte de la calle, que carece de banqueta, está ocupada por autos, lo que generará un mayor embudo al que vivimos todos los días.

Los vecinos –quienes solicitaron el anonimato– precisaron que en el suelo blando donde se erigen las torres han visto cómo los camiones se hunden y son sacados con trascabos, y una mayor presión de viviendas y personas colapsará la zona.

Las irregularidades detectadas han sido documentadas por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), pero han sido ignoradas por las autoridades capitalinas.

Asimismo, el hecho de que las viviendas son ofrecidas en Internet entre 780 mil y 850 mil pesos, cuando las reglas de operación del Invi establecen la existencia de un padrón definitivo de beneficiarios, el cual, reconoce el organismo, no se tiene.

Otra anomalía es que dicho monto es superior al precio final de venta fijado en el certificado único de zonificación de uso de suelo de 25 veces el salario mínimo anualizado, equivalente a la fecha a 666 mil 490 pesos.

Por otra parte, la liquidación de la firma Visión Comercial SA de CV, uno de los fideicomitentes de la compra del predio, se suma a la falta de estudios de impacto ambiental –necesarios para iniciar la obra–, que se encuentran en una segunda fase de construcción, indicaron.

Hasta el momento, puntualizaron, únicamente la PAOT y la delegación Tlalpan han apoyado esta lucha, porque las autoridades centrales han cedido a las protestas de esa agrupación. No somos clasistas, como nos acusan, sólo cuidamos nuestro patrimonio y exigimos que se cumpla la ley, al impedir que continúe esta obra y se expropie el terreno para impulsar un proyecto comunitario.



http://www.gilmonzonconsultores.com/