Categorías

Mitos y Leyendas de Tlalpan: Solovino

Octubre de dos mil ocho, son las tres de la mañana, el policía auxiliar en Tlalpan Ricardo “N”, vigila la Casa de Frissac, uno de los recintos emblemáticos de la Delegación, donde Luis Buñuel filmó algunas escenas de la película “Los olvidados”, y que actualmente es un espacio reservado para la cultura.

 

Planeta Tlalpan / Margarita Flores

Junto a él se encuentra “Solovino”, un perro callejero al que alimentan los policías en turno y los acompaña en los rondines nocturnos.

De pronto, el perro, comenzó a ladrar furiosamente, Ricardo tomó su lámpara de mano y alumbró hacia el interior del jardín de la antigua mansión; el perro corrió hacia los baños del auditorio deteniéndose ante la puerta cerrada.

Ricardo corrió detrás del can, y desenfundó su arma de cargo, gritando frente a la puerta del baño.

– Sal con las manos en alto!

Como no había respuesta y el perro seguía ladrando, Ricardo se introdujo al baño para arrestar a quien él pensaba era algún vago que buscaba donde pasar la noche o robar algo para continuar la borrachera.

Al entrar al baño, sintió mucho frío y sus cabellos se erizaron cuando escuchó a “Solovino”, soltar un aullido que le congeló en el interior del baño.

Después nada, no había nadie en el baño, y silencio absoluto, “Solovino”, ya no estaba, desapareció desde entonces.



http://www.gilmonzonconsultores.com/