Categorías

Biodigestores en lugar de fosas sépticas

biodigestores

Para el tratamiento primario de las aguas residuales, en asentamientos humanos irregulares ubicados en suelo de conservación y que no cuentan con drenaje.

Tlalpan enfrenta un grave problema en relación a la contaminación de sus mantos freáticos, los cuales surten de agua a gran parte de la Delegación, ya que las fosas sépticas en los asentamientos humanos en áreas con suelo poroso, permitirían en 10 o 20 años, la infiltración y la contaminación de los acuíferos.

Para contrarrestar esta problemática la Jefatura Delegacional de Tlalpan elaboró una serie de estrategias que buscan proteger la calidad del agua de los acuíferos, mejorar los sistemas de tratamiento de aguas negras con el fin de reutilizarlas, rehabilitar la red primaria de agua potable para evitar la pérdida del líquido por fugas y la construcción de un cárcamo de bombeo.

Para proteger los acuíferos, la Delegación prohibirá la construcción de fosas sépticas en asentamientos humanos ubicados en suelo porosos. Por ello este año se instrumentará un programa de Sustitución de Fosas Sépticas por biodigestores cuyo funcionamiento garantizará la preservación de los mantos freáticos y la reutilización de las denominadas aguas negras.

Los biodigestores, consisten en dos fosas de material plástico que se enterrarán en el subsuelo, la primera de éstas recibirá todos los desechos humanos e inorgánicos los cuales serán aprovechados por cientos de miles de larvas, cuya función es nutrirse de esos desechos; la siguiente cámara o recipiente recibirá el agua sobrante, la cual pasará por un filtro para atrapar todas las macropartículas dañinas; el agua resultante podrá ser utilizada en el riego de parques y jardines, para volverse a utilizar en sanitarios o inclusive para inyectarse en el subsuelo.

Y para muestra un botón, como parte de esta estrategia para preservar la calidad del agua subterránea, La Delegación de Tlalpan, ha entregado 1041 Biodigestores de 600 litros a 1041 familias ubicadas en 15 comunidades de la demarcación, beneficiando directamente a 5205 personas y protegiendo el suelo de conservación y los mantos freáticos al dejar de contaminar el subsuelo y el agua con heces fecales, grasa y demás etcéteras.

¿Y qué es un biodigestor?

Es un contenedor herméticamente cerrado donde se deposita material orgánico como excremento y desechos vegetales y se ponen a fermentar con agua, produciendo gas metano y fertilizantes orgánicos ricos en fósforo, potasio y nitrógeno. Algunos sistemas incluyen un dispositivo para captar y almacenar el biogás, o cámaras de hidropresión y postratamiento del agua a la salida del biodigestor.

El proceso de biodigestión es realizado por microorganismos anaeróbicos que, al digerir el material orgánico, produce una mezcla de gases con alto contenido de metano, al cual llamamos biogás y puede ser utilizado como combustible mientras que los residuos de este proceso, que contienen un alto grado de nutrientes, pueden ser empleados para nutrir el suelo.

Ventajas: El uso de biodigestores evita la contaminación de fuentes subterráneas de agua. Producen gas natural y fertilizantes orgánicos que pueden sustituir a la electricidad, el gas propano y el diesel como fuente energética y a los fertilizantes químicos en la nutrición del suelo. La descomposición natural del material orgánico evita que el gas metano esté expuesto, reduciendo con ello el efecto invernadero, ya que es uno de los principales gases que lo causan.

Instalación: Paso 1.- Buscar el lugar adecuado para la excavación, considerando una pendiente para el escurrimiento de las aguas. Paso 2.- Enterrar el biodigestor a ras de piso y colocar todos los accesorios. Paso 3.- Colocar un registro para la salida de lodos, añadir un tramo de tubo de 2″ para la salida constante de líquidos.



http://www.gilmonzonconsultores.com/